CBD para tratar los síntomas de ansiedad

La ansiedad es un problema de salud persistente que muchas personas enfrentan hoy en día. Y aunque los episodios ocasionales de ansiedad leve son normales, hay motivo de preocupación cuando la vida personal y profesional se sale de control debido a demasiada ansiedad.

Los medicamentos recetados son la solución inmediata para la mayoría de las personas con esta afección; sin embargo, estos poderosos medicamentos pueden ser adictivos y causar una variedad de efectos secundarios, muchos de los cuales pueden ser a largo plazo.

En la comunidad cannábica, muchas personas han promocionado los beneficios de consumir CBD para frenar y controlar los síntomas de ansiedad. Si aún no has oído hablar de este cannabinoide milagroso, aquí tienes una breve descripción:

¿Qué es el CBD o Cannabinoide?

El cannabidiol es un compuesto no psicoactivo derivado de la planta de cannabis, lo que significa que los usuarios no experimentan el «subidón» o la euforia después del consumo, como es el caso de las variedades de marihuana con alto contenido de THC. En caso de que te lo preguntes, el tetrahidrocannabinol es el cannabinoide más psicoactivo que se encuentra en el cannabis, directamente responsable de la euforia y la relajación.

El CBD tiene un enorme potencial terapéutico, por lo que últimamente ha recibido mucha atención por parte de científicos y profesionales médicos. Pacientes de cannabis medicinal que consumen cepas potentes y con gran cantidad de CBD informan haber encontrado alivio para una amplia variedad de síntomas, como dolor e inflamación crónicos, diabetes, artritis, enfermedades cardiovasculares, TEPT y, por supuesto, ansiedad.

«¿Cuál es la dosis correcta de CBD para aliviar mis síntomas de ansiedad?»

Las propiedades contra la ansiedad del CBD se han promovido en muchos estudios extensos hasta la fecha; sin embargo, una pregunta frecuente de los usuarios es:

Esta pregunta ha estado en la mente de los usuarios de cannabis medicinal durante algún tiempo, ya que los médicos generalmente dudan en prescribirlo como medicamento. He aquí por qué:

  • Como no se ha establecido una RDA o una dosis universal para todos, los médicos no pueden recomendar ni prescribir cannabinoides.
  • La mayoría de las instituciones y escuelas médicas no incluyen el CBD ni ningún otro tipo de terapia con cannabis en el plan de estudios de sus cursos.

Sin embargo, cuando se trata de usar cannabinoides para tratar condiciones como la ansiedad, hay una regla universal a tener en cuenta: afecta a todos de manera diferente.

Antes de continuar, nos gustaría agregar un descargo de responsabilidad rápido de que este artículo sirve solo como un punto de referencia de dosis, y dado que no se ha establecido una dosis oficial recomendada para CBD, la información presentada aquí no debe interpretarse como una opinión médica. . Profesional.

Un gran comienzo para la dosificación de CBD

Aunque no se pueden dar consejos específicos sobre la dosis de CBD para la ansiedad general o los trastornos relacionados con la ansiedad debido a las regulaciones vigentes de la FDA y otras instituciones, el proceso de investigación de la «dosis mínima efectiva» no solo es bastante simple, sino que funciona bastante bien.

A nivel individual, la clave para encontrar una dosis efectiva es incorporar un enfoque gradual a la dosificación. Por lo tanto, primero debe establecer una dosis de referencia que se ajustará gradualmente durante 3 días hasta que encuentre la dosis más efectiva para usted.

Una vez más, reiteramos que cada individuo reaccionará al CBD de manera diferente, por lo que no existe un «valor diario establecido» que funcione para todos. Con eso fuera del camino, así es como incorporará el enfoque de dosificación paso a paso:

Empezar con dosis bajas y aumentar gradualmente

Para determinar la dosis efectiva más baja, deberá determinar la dosis basal. Es alentador saber que la mayoría de los usuarios de CBD han informado resultados muy positivos en dosis bajas. Teniendo esto en cuenta, recomendamos comenzar con la dosis más baja y aumentarla lentamente hasta lograr los resultados deseados.

Una pequeña dosis basal significaría en cualquier lugar entre 2 y 5 mg de CBD, tomados dos o tres veces al día. De cualquier manera, asegúrese de no exceder los 6-10 mg en esta etapa inicial. Esta será nuestra dosis de referencia.

Mantén la dosis base durante al menos una semana para medir los resultados y ver cómo reacciona el cannabinoide en tu cuerpo. Por ejemplo, ¿siente que la ansiedad está desapareciendo lentamente o está afectando negativamente sus síntomas o tal vez está interactuando con un medicamento contra la ansiedad que ya está tomando?

Una vez que su dosis basal inicial haya hecho efecto y se haya ajustado a su sistema durante 7 días, y si no ha notado una mejoría en los síntomas de ansiedad, puede aumentar gradualmente la dosis en 1-2 mg cada 3 días, hasta que note cambios positivos.

Pronto habrá establecido la dosis efectiva mínima; una vez que lo haga, asegúrese de reducir la dosis en 1-2 mg para ver si los beneficios persisten con una dosis significativamente más baja. La clave para recordar sobre el CBD para la ansiedad es que una dosis más alta no significa necesariamente resultados mejores o más rápidos. Por el contrario, puede empeorar los síntomas, por lo que si encuentra alivio con la dosis más baja posible, eso es lo que siempre debe buscar.

Establecer valores de referencia en función del peso corporal

Un valor de referencia bastante preciso puede ser difícil de establecer si no tenemos en cuenta nuestro peso corporal actual.

Si por alguna razón cree que el «valor inicial inicial» que mencionamos anteriormente puede ser demasiado bajo para su peso corporal, aquí hay algunas pautas de dosificación de CBD basadas en el peso corporal. Además, si sufre de privación del sueño o siente que puede desarrollar fácilmente una tolerancia a niveles bajos, es posible que desee aumentar su dosis diaria:

Para síntomas leves de ansiedad

  • 2-8 mg o más por 28 kg de peso
  • 4-12 mg o más por 46 kg de peso
  • 6-18 mg o más para personas que pesan hasta 80 kg
  • 8-20 mg o más para personas que pesan hasta 113 kg

Para síntomas de ansiedad moderados

  • 8-18 mg o más por 28 kg de peso
  • 12-24 mg o más por 46 kg de peso
  • 18-32 mg o más para personas que pesan hasta 80 kg
  • 22-40 mg o más para personas que pesan hasta 113 kg

Para los síntomas de ansiedad severa

  • 18-30 mg o más por 28 kg de peso
  • 24-40 mg o más por 46 kg de peso
  • 32-60 mg o más personas que pesan hasta 80 kg
  • 42-60 mg o más para personas que pesan hasta 113 kg

En cualquier caso, le recomendamos encarecidamente que comience lo más bajo posible para medir los efectos iniciales; siempre es mejor mantener las dosis en el rango más bajo en función de su peso corporal individual.

Método de consumo de aceite de CBD

El aceite de CBD, a menudo llamado aceite de cáñamo, se extrae directamente de la flor de cannabis. A diferencia del cannabis que normalmente se fuma de forma recreativa, el CBD no provoca una sensación de «subidón» y se usa principalmente con fines medicinales, incluidas todas las afecciones relacionadas con la ansiedad.

El potencial terapéutico del CBD es innegable, al igual que sus propiedades ansiolíticas y antidepresivas. Estos factores por sí solos han llevado a la creciente popularidad del aceite de CBD como un remedio alternativo eficaz para tratar la ansiedad.

Dosis con aceite de CBD

Al igual que con cualquier método de consumo, la cantidad de aceite de CBD adecuada para usted puede ser una cuestión muy personal; por un lado, su peso y altura juegan un papel clave para decidir la dosis óptima. Sin embargo, si tiene una afección médica y está tomando medicamentos recetados que también incluyen antidepresivos y ansiolíticos, siempre es mejor consultar a su médico antes de consumir productos de CBD.

Los mismos principios se aplican al aceite de CBD, como se describe mucho antes en el artículo: considere su peso corporal y la gravedad de sus síntomas.

De todos modos, un buen punto de partida es solo una gota de aceite de CBD por día. Dele tiempo a su cuerpo para que se adapte, luego aumente gradualmente la dosis.

Para evaluar su tolerancia y efectos secundarios, puede aumentar la dosis a 2 gotas diarias durante al menos algunas semanas, para ver si sus síntomas de ansiedad mejoran.

Tenga en cuenta que los efectos del CBD pueden tardar un tiempo en manifestarse. Antes de probar dosis más altas, siempre es una buena idea probarlo durante unos días.
También querrá tomar dosis más pequeñas repartidas a lo largo del día, lo que puede mejorar la absorción y la eficacia del aceite.

Lo instamos nuevamente a consultar a su médico antes de usar aceite de CBD para la ansiedad, especialmente si ya está tomando medicamentos recetados para la afección. Si esto es cierto, es importante hablar con un profesional de la salud calificado, ya que es posible que deba «eliminar» adecuadamente el medicamento de su sistema antes de tomar CBD para la ansiedad.

Usuarios que han usado aceite de CBD han reportado dosis entre 40-600mg para ver su efectividad. Eso parece un rango bastante amplio; sin embargo, debe tener en cuenta su peso corporal y siempre comenzar con la dosis efectiva más baja. La investigación realizada sobre la ansiedad social y el uso de aceite de CBD también confirmó que 600 mg fueron efectivos para reducir los síntomas de ansiedad, aunque esta no es una dosis basal.

Finalmente, cuando compre su producto de CBD, asegúrese de que la relación THC:CBD esté claramente etiquetada, junto con el número de lote y la fecha de fabricación/caducidad. La proporción de THC no debería ser demasiado alta a menos que no te importe sentir los efectos psicoactivos.

Elija siempre productos de CBD que estén libres de residuos de solventes, moho, bacterias, OGM, agentes anticoagulantes, jarabe de maíz o aditivos artificiales. Los productos extraídos por el método CO2 son de la más alta calidad.